Discográfica | Grupos

Tu Madre

 


Conciertos

Nasti, Madrid 14.05.2011
Big Bang, Barcelona 12.05.2011

Madres sólo hay una, y la tuya es la mejor. Tu Madre te da cachetes en el culo, te pellizca, incluso te grita como si tuviese un monstruo de ultratumba en su esófago, te acaricia con manoplas de piel de tiburón y te deja en evidencia delante de tus amigos, pero siempre tiene el plato en la mesa a la hora que tus células necesitan sus lípidos. Tu Madre es así, un águila de 300 Kg que te trae al nido gusanos, tomillo y alguna presa del campo.

Después de un tiempo de descanso en el que han estado criando bichos y canciones, vuelven con este disco -su primer LP- que sale a la luz ahora mismo, un parto rápido pero de lenta gestación que nace para cantarte al oído a gritos y susurros. Un disco que respira hiperactividad concentrada en 9 canciones bien paridas por Tu Madre.




Valentina (nombre de la madre de Lios Liosa, bajista del grupo) es el título de este LP (el primero de tres; una trilogía que seguirá con los nombres de las respectivas madres de las otras integrantes del grupo: Elena Goliath, la baterista y Jangla, la teclista y guitarrista). Un homenaje a las madres de todos nosotros. Un guiño a tu propia madre.

En Valentina cantan las tres, y las tres han conseguido hacer un disco con canciones sencillas y directas, que no se quedan a medio camino de nada y que ponen toda su carne en el asador. Si en “la Colina” nos enseñan a resguardarnos del miedo y en “La pastora” nos explican como alimentarnos, con “Caballo negro” (versión de Perez Prado) no invitan a huir a ritmo de mambo sucio.

Si una cosa está clara es que este disco nos habla de aquí y de ahora, de lo bonito hecho esperpento, del asco y del amor. En “Malaria” lo dejan claro del todo cuando sueltan: “yo beso lo sitios más oscuros”, a lo que yo añadiria “en los campos más verdes”.

Un disco en el que las letras y la música dicen exactamente lo mismo.

Prensa